Leche de Almendras Casera

Web ID: 837

Porción(es): 3 tazas

  • 1 taza de almendras crudas
  • 3 tazas de agua (más la que se necesita para remojar las almendras)
  • 1 ½ cucharadita de jarabe de agave o miel
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • Una pizca de sal marina
  • Cacao en polvo o canela (opcional)

Un buen colador y una estopilla. 

De un día para otro, colocamos las almendras en un recipiente y las cubrimos por completo con agua. Las dejamos en remojo, destapadas, durante la noche.

Al momento de la preparación, retiramos el agua de las almendras y las enjuagamos con abundante agua fría.

Colocamos las almendras remojadas y 3 tazas de agua en la licuadora. 

Licuamos la preparación a velocidad máxima durante 1 minuto, o hasta que esté completamente licuada. La preparación se verá opaca y cremosa. Puede que aún encuentre pequeños trozos de almendras, pero estos se eliminarán.

Forramos el colador con la estopilla y lo colocamos sobre un recipiente mediano. Vertemos la mezcla lentamente sobre el colador.

Una vez que el colador comience a llenarse, levantamos la estopilla y unimos los bordes de la misma para eliminar el líquido. Lentamente, escurrimos la leche hasta que quede sólo la pulpa dentro de la estopilla. Cuando se haya escurrido todo el líquido, dejamos la pulpa de almendras a un costado.

Debe rendir 3 tazas de una cremosa leche de almendras. Agregamos una pizca de sal, la vainilla o el edulcorante que hayamos elegido. Incluso podemos saborizarla con un poco de canela o cacao crudo en polvo.

La guardamos en frascos previamente esterilizados. Se conserva en el refrigerador hasta por 3 días.

¿Algún inconveniente con la receta? Reportar Receta