Cannolis Italianos

Web ID: 723

Porción(es): 20

El cannolo, en plural Cannoli, es un dulce típico de Sicilia, Italia, el cual consiste en una masa enrollada en forma relleno de un dulce hecho con queso ricota. 

Para la masa:

  • 375 grs. de harina de trigo
  • 75 grs. de mantequilla o margarina
  • 75 grs. de azúcar
  • 75 cc de vino Marsala (oporto)
  • ¼ cucharadita de Esencia de vainilla
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal
  • Aceite vegetal para freír
  • Azúcar glas (impalpable, glacé)

Para el relleno:

  • 2 cucharadas de agua de azahar *
  • 1/2 kilo de queso ricotta fresco (requesón)
  • 100 grs. de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

* El agua de azahar es el producto que se obtiene tras el destilado en corriente de vapor de la infusión de pétalos de la flor de azahar de naranjo amargo, flor muy aromática, pequeña, blanca-violácea y con muchas cualidades. Generalmente, la flor de azahar nos hace reconocer inmediatamente a la flor del naranjo, pero también es azahar la flor del limonero, del cidro y de otros árboles de cítricos.

Moldes para elaborar Cannoli.

Relleno:

En un bol ponemos la ricota, el azúcar, la vainilla y el agua de azahar; batimos hasta que la mezcla quede bien cremosa. La llevamos a reposar en la nevera hasta el momento de utilizarla.

Masa:

En un bol o envase agregamos la mantequilla y el azúcar. Batimos hasta que esta se vuelva una mezcla cremosa. Añadimos el huevo (previamente batido un poco) y seguimos batiendo hasta que esté bien integrado. Agregamos el vino, la esencia y la sal y continuamos batiendo. Seguidamente incorporamos la harina poco a poco y batimos bien hasta que quede una masa homogénea.

Volcamos la masa en una mesa o superficie plana y amasamos hasta que esté uniforme y no se pegue de las manos, si se pega de las manos añadimos un poquito de harina para seguirla trabajando.

La envolvemos con film y dejamos reposar durante dos horas o más en el refrigerador.

Pasado el tiempo retiramos del refrigerador y estiramos la masa por partes dejándola fina (2 milímetros, aproximadamente) y en forma rectangular. Cortamos en tiras de 12 centímetros de ancho.
Dividimos luego las tiras en cuadrados. Estiramos el resto de la masa hasta conseguir 12 cuadrados (o más dependiendo del número de cannolis).

Apoyamos un corcho enharinado (o los moldes comprados) en diagonal sobre un cuadrado, de modo que las puntas se dirijan a dos vértices opuestos. Distribuimos el huevo batido por las puntas libres del cuadrado, presionando para pegarlas. Con la misma técnica montamos los restantes.

En aceite bien caliente colocamos los cannoli en tandas o partes de unos 3 o 4 y los  freímos hasta que doren.  Los sacamos, los escurrimos sobre papel absorbente y los dejamos enfriar. Con la ayuda de los dedos o un cuchillo desmoldarlos cuidadosamente, pues son muy frágiles. Cuando estén fríos, usamos una manga pastelera para rellenarlos con la crema de modo que ésta asome por ambos extremos.

Servimos decorados con chocolate rallado.

Para disfrutar mucho más este delicioso postre, el relleno lo podemos reemplazar por crema pastelera o nutella.

¿Algún inconveniente con la receta? Reportar Receta