Quiché Lorraine

Web ID: 633

Porción(es): 4

La quiche Lorraine es un pastel salado de origen francés. Debe su nombre a la región de Lorraine donde fue creada en el siglo XVI. El relleno para este pastel es muy variado sin embargo lo que no debe faltar es la tocineta o bacon.

  • 1 lámina de masa brisa o masa quebrada*
  • 2 huevos
  • 250 ml de crema de leche
  • 150 grs. de tocineta (panceta, bacon, tocino)
  • 100 grs. de queso mozarella
  • 40 grs. de fécula o almidón de maíz  (dos cucharadas)
  • Aceite de oliva
  • Sal, pimienta negra molida y nuez moscada al gusto.

*Masa base para tartas y tartaletas

Molde para tarta o tartaleta.

Forramos el molde con papel de aluminio y colocamos encima la lámina de masa quebrada. La adaptamos bien a los bordes para que no quede ninguna burbuja de aire. Cortamos el sobrante pasando el rodillo por el borde del molde.

Apartamos el sobrante de masa y la guardamos en el refrigerador o nevera envuelta en papel film de cocina para que no se seque. Durará varios días en la nevera.

Colocamos un trozo de papel de aluminio adaptándolo bien a los bordes y ponemos encima legumbres (garbanzos o alubias secos) para que hagan peso y no te salgan burbujas al hornear.

Horneamos la masa durante 10-15 minutos en horno a 180°C (350°F). Una vez horneado, ya tenemos la base del pastel. Retiramos las alubias y el papel de aluminio de la superficie.

Cortamos las tiras de tocineta en pequeños cuadraditos y reservamos unas cuantas para la decoración final. Salteamos  la tocineta en una sartén con una cucharada de aceite de oliva y cuando se empiece a dorar, la retiramos y la colocamos sobre un colador para quitar el exceso de aceite y grasa.

En un bol, colocamos los huevos, la crema de leche, un poco de pimienta, sal, nuez moscada y mezclamos bien. Incorporamos  la fécula de maíz  y mezclamos de nuevo hasta que no quede ningún grumo. Ahora ya podemos añadir el queso y la tocineta escurrida. Mezclamos bien con una cuchara y vaciamos la mezcla encima de la base de masa quebrada horneada. Repartimos bien las partes sólidas del relleno por toda la superficie de la quiche. Colocamos los trocitos de tocineta que habíamos reservado al principio e introducimos la quiche en el horno a 180º C.

Transcurridos 30-40 minutos, si se ha hinchado o abultado ya está lista, pero si sigue hundida la dejamos un poco más. Podemos pinchar para comprobar que se ha hecho por dentro. Si queremos que se dore más, le ponemos unos minutos el gratinador y cuando esté al gusto, la retiramos del horno.

La servimos fría o caliente.

¿Algún inconveniente con la receta? Reportar Receta