Arepa con Atún y Cebolla

Web ID: 540

Porción(es): 2-4

Las Arepas Rellenas de Atún además de sabrosas, son salvavidas porque las puedes preparar en un santiamén Ésta receta es muy versátil y le puedes agregar o eliminar ingredientes de acuerdo a tu gusto.

Masa:

  • 2 tazas y media de agua
  • 2 tazas de harina de maíz precocida
  • 1 cucharadita de sal

Relleno:

  • 2 latas de atún natural o en aceite (280 grs.)
  • 1 cebolla pequeña picada en cuadritos
  • ½ pimentón (pimiento) rojo picado en cuadritos
  • 1 zanahoria pequeña rallada
  • 1 chorrito de vinagre blanco o el jugo (zumo) de un limón 
  • 1 cucharada de mayonesa (opcional)
  • Sal y pimienta al gusto

Masa:

Ponemos el agua y la sal en un bol o recipiente, vamos agregando la harina lentamente para que se mezcle sin que queden grumos. Usamos las manos para amasar la harina y el agua hasta crear una masa blanda pero consistente. Amasamos hasta que no tenga grumos y podamos darle vueltas sin que se te pegue en las manos ni en el recipiente.

Para darle forma, hacemos bolas de masa que luego aplastamos hasta  el grosor deseado, formando una especie de hamburguesa bien redondita. Normalmente, quedan de un grosor de aproximadamente un dedo, y con una circunferencia de 7 a 10 centímetros de diámetro. Se pueden hacer arepas pequeñas o grandes según el gusto.

Una vez formadas, las ponemos a dorar en una sartén o plancha (budare, aripo, comal) untado con un poco aceite, hasta que se dore la masa de los extremos por cada lado de la arepa. Después, las llevamos al horno a 300°C o a la parrilla por 10-15 minutos, para terminar de cocinar la masa del centro.

Ya listas,  las abrimos por la mitad y las rellenamos con cualquier mezcla de nuestro agrado. En este caso atún enlatado.

Relleno:

Escurrimos las dos latas de atún y lo desmenuzamos. Lo llevamos a un bol y agregamos la zanahoria, la cebolla, el pimentón y sazonamos con sal, pimienta y el chorrito de vinagre. Si deseamos que quede con una consistencia más cremosa, le añadimos la cucharada de mayonesa.

Si la masa está demasiado húmeda, añadimos harina poco a poco y continuamos amasando. Si, por el contrario, la masa se vuelve quebradiza o se desprende, añade un poco de agua. Hazlo muy poco a poco hasta que la masa tenga la textura correcta.

¿Algún inconveniente con la receta? Reportar Receta