Postre Pavlova

Web ID: 499

Porción(es): 4-6

Este postre, además de ser increíblemente delicioso, tiene una historia muy particular, pues el origen del mismo es aún algo incierto. Lo que sí podemos afirmar es que la combinación del merengue con los frutos rojos del postre pavlova es un éxito asegurado que no puedes dejar de intentar.

  • 4 claras de huevo a temperatura ambiente
  • 1 taza de azúcar
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • 1/2 cucharada de fécula o almidón de maíz
  • 1/2 cucharadita de extracto o esencia de vainilla
  • 1/2 taza de crema para batir
  • 1 cucharada de jugo de limón

Cobertura:

  • 2 tazones de frutas, pueden ser frutillas (fresas), frambuesas, kiwi, maracuyá (parchita), arándanos o duraznos.
  • 1/4 de taza de azúcar
  • Crema batida para cubrir

Batimos las claras de huevo con una batidora eléctrica a velocidad media en un recipiente o bol de metal de mediano tamaño. Batimos hasta que las claras formen picos suaves.

Esparcimos suavemente el azúcar a las claras de huevo ya batidas, una cucharadita a la vez, hasta agregar todo el azúcar, es importante continuar batiendo. Las claras de huevo deben estar a punto de nieve.

Espolvoreamos la fécula de maíz y vinagre en el merengue y mezclamos suavemente con una espátula de plástico o madera. Luego agregamos la vainilla y mezclamos suavemente de nuevo.

Esparcimos el merengue en el centro de la lámina o bandeja que vayamos a utilizar, para hacer una base circular. Nos aseguramos de que los bordes del merengue sean un poco más altos para que el centro quede levemente hundido. 

Horneamos el merengue durante aproximadamente 1 hora y 15 minutos o hasta que se ponga color rosado como la cáscara de huevo.

Apagamos el horno y dejamos la puerta entreabierta para que el merengue se enfríe por completo. A medida que el merengue se enfríe, se agrietará un poco.

Sacamos el merengue del horno y lo retiramos suavemente de la hoja y lo colocamos en un plato.

Batimos la crema con la vainilla hasta que forme picos.

Preparamos las frutas, las lavamos y las cortamos en pequeños trozos, para decorar.

Esparcimos con una espátula, suavemente, la crema hasta cubrir la parte superior y/o completamente alrededor del merengue y luego decoramos con las frutas.

 

  • Para que las claras de huevo tomen la temperatura ambiente, hay que dejar los huevos afuera la noche anterior a que se necesiten, o bien se pueden colocar en un tazón de agua caliente durante unos 10 minutos, para quitarles lo helado, en caso que estuvieran refrigeradas.
  • La Pavlova es conocida por desinflarse si se expone al aire frío, por lo mismo cuando se termine de cocinar se debe dejar enfriar el horno completamente antes de abrir la puerta.
  • Si no se decora la Pavlova se puede dejar toda la noche en el horno, o por varios días en un recipiente hermético, y se puede decorar después, pero si ya está decorada, es recomendable servirla el mismo día ya que la masa absorberá la humedad del refrigerador y esta perderá su frescura.

¿Algún inconveniente con la receta? Reportar Receta